SOS Hostelería frente a la Ley del Juego de Valencia

La atención mayoritaria del Sector Privado del Juego se ha volcado en una Jornada celebrada por el Sector de la Hostelería. La explicación es muy clara y fue dada por el promotor del encuentro Fidel Molina: “Somos parte de ese negocio, como lo es la Coca Cola, la cerveza o el agua”. Y el motivo, desgraciadamente, también estaba clarísimo: La Ley de Juego de Valencia. En realidad, la Ley Antijuego de Valencia.

La Jornada de SOS HOSTELERÍA celebrada en el Ateneo Mercantil de Valencia tuvo la mayor asistencia posible dadas las condiciones impuestas por la prevención sanitaria, que incluso impidieron el traslado hasta la ciudad de muchos interesados. Fidel Molina, Presidente de SOS Hostelería y del Grupo COMATEL, ha realizado un increíble esfuerzo para difundir y organizar los argumentos de la razón y de la realidad frente al desproporcionado e injustificado ataque legislativo de un Gobierno, el Botánic, que rompe récords de intransigencia, irracionalidad y prohibicionismo ideológico. Eso es lo que se refleja en esta crónica de la Jornada de SOS Hostelería en cada uno de sus apartados.

Bienvenida de Fidel Molina

———————————-

La Jornada de SOS Hostelería: El comienzo de una lucha

Tras agradecer su presencia a personas y empresas emblemáticas de los Sectores de la Hostelería y el Juego, Fidel Molina expuso los motivos de la creación de SOS Hostelería:

“Hace aproximadamente seis meses un grupo de amigos y amigas, empresarios y empresarias autónomos, decidimos organizarnos en una Plataforma que pudiera defender los intereses hosteleros. Estábamos intentando hablar de las cosas que había que hacer cuando el Gobierno del Botánic puso encima de la mesa la famosa Ley de Juego que eliminaba las máquinas recreativas de los bares. Si habéis leído la Ley sabéis que en el borrador anteriormente los bares se interpretaban como locales de juego, y los locales de juego tenían que estar a 850 metros de cualquier centro educativo de Secundaria. La situación hoy en día es que ningún local nuevo, bar, puede tener licencia de máquinas. Cualquier local que se quiera abrir ahora si quiere ser un bar, no puede tener máquinas.

Nos reunimos con una persona del Botánic y logramos que entendiera cuál era el problema de la Hostelería si se quitaban las máquinas de los bares. Conseguimos, creo y a las pruebas me remito, que se reconsiderara eso y fue lo único que quisieron reconsiderar.

Muchos bares pueden pagar la cuota de Autónomos gracias a los ingresos de las máquinas que tienen en el local, sin esos ingresos no saldrían adelante y todos somos conscientes de ello.

Anoche tuvimos una reunión con los diferentes ponentes y con representantes del canal de distribución de HORECA y nos comentaron cuál era la situación y cómo habían distribuido la venta de los diferentes productos y la cantidad de bares que seguían cerrados. Si a esa situación le quitamos los ingresos por las máquinas de juego los datos de cierre serán muchísimo más graves todavía.

Llegó el coronavirus y con él las medidas del Gobierno de confinamiento y de cierre de los bares. Durante ese tiempo estuvimos trabajando todos los días, todos los días, para promover ideas y acciones que pudieran ayudar a que el Gobierno del Botánic y las diferentes Administraciones locales pusieran en marcha algunas medidas que pudieran ayudar a los locales, a esos famosos bares que todos quieren conocer mejor. Hicimos propuestas al Gobierno y a los partidos políticos y nos dirigimos al Presidente Ximo Puig, quien nos mandó que habláramos con el Conseller y jamás recibimos una llamada. Presentamos nuestro Manual Sanitario del Desconfinamiento para asegurar que los bares y restaurantes pudieran abrir con garantías, hablamos con los Ayuntamientos para conseguir ampliar espacio en las terrazas y en las calles, en algunas ciudades lo conseguimos y en otras no, solicitamos exenciones y el tema de las basuras e hicimos cien mil historias. Hemos trabajado mucho en estos meses con propuestas como la solicitud de baja de tasas y hemos luchado para que los bares de los barrios no se quedaran solos. Lo hemos hecho solos, empresarios que saben lo que significa levantarse de madrugada y pagar a los trabajadores y a los proveedores. Nadie nos ha regalado nada a ninguno de nosotros.

Desde los partidos del Botánic han intentado desprestigiar a nuestro Sector, acusándonos de que existían poderosos lobbies e intereses ocultos. Y yo no sé qué interés oculto podemos tener ninguno de nosotros. El único interés ha sido levantarnos por la mañana para ir a trabajar y acabar por la noche, como diría mi hija, desriñonado y destrozado para coger la cama y al día siguiente volver a levantarse y crear empleo, eso es lo que sabemos hacer.

Solo tenemos interés en que nuestros bares y restaurantes sigan abiertos, mantener los puestos de trabajo y que la economía valenciana funcione. Me hacen gracia algunos comentarios como los del Presidente Ximo Puig diciendo que lo que necesitamos en estos momentos es que se cree empleo, y me pregunto cómo se puede tener la cara tan dura. ¡Tú te llamas socialista obrero español! No lo puedo entender, ¿cómo es posible que diga que representa al Partido Socialista Obrero Español? ¿Acaso no sabe a la cantidad de gente que está quitando el pan? ¿acaso no son conscientes en una situación como la que soportamos en estos momentos, de la cantidad de gente que está dejando sin empleo, acaso no se dan cuenta de la realidad de bares que se van a cerrar? Todos vosotros que estáis aquí como profesionales de la Hostelería, otros como Operadores, otros como Fabricantes, sabéis qué personas son las que se encuentran detrás de la barra de un bar. Gente que tiene hipotecas y que generalmente no cuenta con grandes recursos, si esa gente se queda sin puesto de trabajo y sin esos ingresos, ¿me queréis decir dónde está la solución y más hoy en día en la situación en la que nos encontramos? Pues ahí está sin respuesta el Presidente de la Generalitat y que es del Partido Socialista Obrero Español, no me lo puedo creer. Recuerdo que cuando mi madre vivía me acompañó en las primeras elecciones y me dijo “esta es la papeleta que tienes que echar”, y era la del PSOE. Hoy en día, lo siento mucho, mi voto no va a ahí. Me duele mucho porque soy una persona que me he hecho de la nada como muchos de vosotros que habéis trabajado a lo largo de vuestra vida y habéis conseguido lo que tenéis con vuestro esfuerzo y sacrificio, pero mi voto no va a ahí, imposible.

Los 35.000 establecimientos de Hostelería existentes en la Comunidad Valenciana que dan de comer a 180.000 personas, rinden más de 12.000 millones de euros que representa el 6,4% de la riqueza regional. Queremos que el Gobierno de la Generalitat proteja al Sector en su conjunto, a los bares y restaurantes, pero también a los Fabricantes y a las empresas de distribución y logística, y a las empresas Operadoras. ¿Por qué? Porque también somos parte de ese negocio, es un negocio que se desarrolla con el bar y si el bar no está nuestro negocio no existe. Somos parte del bar igual que lo es la cerveza o el café, y así lo tenemos que manifestar para que de una vez por todas se den cuenta de somos una parte práctica y real y que le damos riqueza al negocio. Y no se puede suprimir una parte del negocio, como no se podría decirle que no puede vender cerveza. Las máquinas que están en los establecimientos forman parte del negocio y de su subsistencia.

Esta Jornada es la primera de las acciones que vamos a desarrollar como SOS Hostelería. En su nueva andadura como Asociación os tengo que decir que ya estamos en marcha, ya se ha solicitado y se ha concedido y tenemos que esperar tres meses para que nos den el CIF.

Hoy nos adentramos en el impacto de la nefasta Ley del Juego sobre la Hostelería y el Turismo. La obligatoriedad del mando de activación de las máquinas es otro tema que no hubo forma de hacer entender a la persona del Partido Socialista con la que nos entrevistamos, y sin embargo cuando se celebró la Comisión quedó en volver a hablar conmigo para reconsiderar la cuestión. Nos estuvimos wahsseando hasta el último momento y me dijo que no había absolutamente nada decidido y dos días después sacaron la Ley. Nos parece un despropósito y por eso seguiremos trabajando y peleando para que este Sector no se muera y salga con más fuerza de los envites del coronavirus y de la Administración, para mí particularmente me da más miedo la Administración que el coronavirus, que no quiere decir que no sea peligroso, no vayáis a malinterpretar mis palabras.

Quiero hacer una puntualización: Dentro del Informe de la Memoria del Juego de 2018 hay un apartado que es la percepción del número de máquinas en los años 2017 y 2018 y bajó un 10,13% las máquinas en la Hostelería. La ONCE en cambio subió el 6,35%. Hubo unas 60 o 70.000 inspecciones de máquinas donde no se detectó ni un menor. De todas estas cosas iremos hablando a lo largo de la mañana y muchas de ellas os van a sorprender.

Muchas gracias por haber asistido a este acto que no significa ni más ni menos que el principio de un Plan de Acción para defender los intereses de todo el Sector de la Hostelería”.

Santiago Moreno

———————–

“La Ley es un disparate y tiene mucho recorrido legal”

  1. Ignacio Ferrer, Director de la revista Sector del Juego, presentó al abogado Santiago Moreno quien lleva desde 1986 participando activamente en todo el desarrollo normativo regulador del Sector tanto a nivel nacional como internacional.

Moreno calificó la Ley del Juego valenciana como “un disparate”. Considera “injusto y arbitrario” que a los Salones se les exija una distancia mínima de 850 metros respecto a los centros educativos cuando se exonera de esta medida a Bingos y Casinos. También se detuvo en la figura de “espacios vulnerables”, donde no se podrá instalar Salones y que son aquellos afectados por una degradación urbanística o que presentan dificultades para la movilidad urbana, y calificación es arbitraria. La Ley vuelve a adolecer de inseguridad jurídica al determinar que los Salones cuya autorización se concedió por 10 años y con posibilidad de renovación automática, ahora ven completamente cambiadas las condiciones, lo cual es “ilegal, inconstitucional e injusto”.  La Ley atenta contra la libertad de empresa y no respeta el principio de proporcionalidad.

Respecto al mando de las máquinas B en hostelería “conculca el principio de protección de la confianza legítima” pues si las máquinas que en su momento se compraron y cuyo período de explotación se encuentra vigente no son capaces de adaptarse a dicho sistema deberán ser retiradas y sustituidas por otras. Una situación que ocasionaría “un daño económico al operador pudiendo exigir responsabilidad patrimonial al legislador”. Además, la figura del mando no tiene sentido pues busca proteger a los menores del juego en los bares, cuando el Informe de la Generalitat Valenciana de 2018 señala que de 65.000 inspecciones realizadas no se registró ninguna acta por este motivo.

También rechazó las competencias municipales para negar licencias a los establecimientos y la instalación de terminales de SELAE y ONCE en bares sin autorización por parte del Gobierno autonómico.

La conclusión es el planteamiento de recursos judiciales y ante la CNMC e incluso acudir a instancias europeas ya que “la Ley tiene mucho recorrido legal”.

José Antonio Gómez Yáñez

———————–

La presentación del Profesor Gómez Yáñez fue realizada por Susana Ortega, Editora de la Revista AZAR y de la web AZARplus, quien resaltó la formidable labor documental y conceptual que ha venido realizando el ponente desde hace años, sujetándose siempre a los principios científicos y objetivos de la Sociología aplicados al fenómeno del Juego.

Desde el principio destacó José Antonio Gómez Yáñe, que “la regulación del juego ya no depende de explicar a altos funcionarios cómo funciona el Sector para llegar a una excelente normativa. Ahora depende de muchas administraciones contrapuestas y de la opinión pública y publicada”.

Y todo a partir de la auténtica seña de identidad del fenómeno del juego: “Jugar es normal, 29 millones de personas jugaron en España en 2018 y 10 millones de clientes fueron a un local de juego”. Tras la crisis de 2007 y con una caída que tocó fondo en 2013 y de la aún no se ha recuperado el Sector los datos de 2009 frente a los de 2020 en la Comunidad Valenciana son muy significativos en el espectro de personas de 18 a 75 años: 2009, jugaron 3.460.000 personas de un total de 3.745.867; 2020, jugaron 3.150.000 de un total de 3.702.391. Y todos los Juegos Públicos y la ONCE tuvieron más clientes que los Juegos Privados, con excepción de la quiniela que quedó un poco por debajo del Bingo.

Lo destacable en cuanto a la actitud es que el cliente de juego es racional y considera que es un entretenimiento que tiene un coste, como lo tiene la entrada a un espectáculo y solamente el 6,1% pretende en una segunda visita recuperar lo que pudo perder en la primera. Mientras que la lotería o la ONCE, juegos de ilusión, la motivación es ganar grandes sumas de dinero que impliquen un “cambio de vida”, en los juegos privados es fundamental el componente de socialización, ver a los amigos, hablar sobre algo en común, demostrar que se sabe jugar, y contarlo.

Los datos económicos concernientes a la Comunidad de Valencia y el Juego de entretenimiento, denominación que Gómez Yáñez prefiere a la de Juego Privado, pueden comenzar por una cifra relevante: se trata del 0,65% del PIB. En 2018 sus ingresos brutos fueron de 725,3 millones de euros, pero los ingresos netos de las empresas se redujeron a 379,9 millones a partir del devengo de 137 millones en impuestos y tasas especiales al juego a lo que sumar Impuesto de Sociedades, IVA, IAE, cotizaciones sociales… en los bares de la región la tasa, compartida por el local y el Operador, alcanza los 65.700.000 euros.

En cuanto al empleo del Sector del entretenimiento en el PIB nos encontramos en Valencia con 6.466 puestos directos y 8.307 sostenidos en la Hostelería, además de otros muchos generados en industrias colaterales como la inmobiliaria. Las cifras correspondientes al año 2019 de SELAE en empleo son 1.931 y a la ONCE corresponden 2.468 puestos de trabajo.

La imposición de 850 metros de distancia entre Salones o locales de Apuestas y centros educativos se explicó en la ponencia desde una advertencia espeluznante: el 75% de los establecimientos quedará afectado y cerrarán en 10 años. Un “mapeo” del Colegio de Ingenieros de la Comunidad Valenciana concluyó que prácticamente todos los Salones están en un radio de 850 m. de centros de enseñanza o de formación profesional. Pero ningún estudio demuestra que la proximidad a un Salón cree problemas a los alumnos o vecinos.

El panorama expuesto por Gómez Yáñez para esos próximos 10 años es aún más trágico: 1.600 desempleados/empleos perdidos.

53,4 millones de euros no cotizados a la Seguridad Social. 8,1 millones de euros en coste por prestación de desempleo. 320 locales vacíos. Reducción de ingresos de los propietarios. Deterioro urbano. Okupaciones.62,9 millones no recaudados por la Generalitat Valenciana en Impuesto sobre el Juego, habrá que recurrir a otros impuestos.

Con la imposición del mando a distancia en los bares durante el tiempo de no uso del aparato este debe estar desactivado sin emitir efectos visuales, lumínicos ni sonoros. Incluso se “…puede incluir un sistema de identificación fehaciente de las personas jugadoras…”.  Frente a estas aberrantes condiciones Gómez Yáñez señaló cuáles son las circunstancias reales de las máquinas en la Hostelería: Casi la mitad (42,9%) de los clientes juega a las máquinas B en bares menos de 2 minutos. El 75,9% juega menos de quince minutos. El 35,2% de los clientes gasta 2€ o menos en jugar a la máquina B (o gana). El 52% gasta menos de 5€. Las máquinas permanecen conectadas buena parte de la jornada del bar, pero sólo se juega durante 43 minutos al día. La mayor parte de las máquinas “juegan” entre 24 y 70 minutos/día. El rendimiento de una máquina en hostelería se estima en alrededor de 1,1€/minuto de juego y pasa 13 horas y 11 min encendida al día aunque su tiempo de juego es de 43,2 minutos, según una muestra realizada sobre 20 máquinas en 468 días de funcionamiento en 2019.

A lo que añadió los efectos previsibles de la Ley en la actividad hostelera y del Sector del Juego en el plazo de 2 años: 4.000 empleados perderán su puesto de trabajo, 423 operadores de máquinas y 3.579 en bares y hostelería, y al menos 228 pymes desaparecerán. La rentabilidad de las máquinas descendería por debajo de lo viable (31 €/ día), por tanto, el impacto en estos sectores será probablemente mayor. Lo anterior se traduce en unos costes anuales de 24,3 millones de euros en cotizaciones sociales y 40,3 millones en desempleo.

Las conclusiones del ponente sobre la Ley fueron muy descalificadoras: Se trata de un neopuritanismo basado en una opinión negativa y anacrónica de lo que es España. Y se preguntó: ¿Alguien imagina a un empleado de un Salón coaccionando a un cliente? ¿O se imagina que los empleados permitan que otros coaccionen a sus clientes?

Los legisladores han actuado sin saber la cantidad de controles que tiene la Administración Autonómica para regular y controlar todos los aspectos del juego y ya desde el preámbulo de la ley nos encontramos con ideas vagas y datos sesgados presentados de manera tremendista. Y lo más trágico es que todo ello es solo el fruto de una alarma social inventada.

Hostelería, Máquina B y Ley Valenciana

Con Fidel Molina en el papel de moderador se desarrolló la Mesa concerniente a la dinámica interna de los bares.

Bernardo M. Perez, Director Ejecutivo de ADISLEV (Asociación de Empresas de Distribución a HORECA -Hoteles, Restaurantes y Cafeterías-) resaltó la importancia del Sector con 314.000 locales de hostelería en España de los cuales el 60% son bares. “Éramos un país de bares, pero ha habido un descenso del número de locales. En 2018 desaparecieron 1.300”. ADISLEV, como parte de la cadena de valor de hostelería, apoya a SOS y se muestra contraria a una Ley “que resta ingresos como es la valenciana”. Ahora más que nunca se requiere sumar efectivos pues se estima que la pandemia provocará el cierre del 20% de bares en España.

Francisco Guillen, propietario de bar en Valencia, destacó la importancia de la máquina B en la cuenta de resultados del negocio. “Si me quitan 800 o 900 euros, ¿qué hago con eso? La faena está por los suelos y de seguir así habrán muchos cierres”. Guillen defendió a su cliente pues “no es un ludópata, sino alguien que juega con el sobrante del pago de la consumición.

Serafín Portas, Presidente de AGEO, aseguró que “estamos en un momento importantísimo y el que no piense que esto se puede extender al resto de España está equivocado”. Criticó la falta de sensibilidad de la Administración valenciana con el Sector, dejando a los bares sin una parte importante para costear la luz o el alquiler “Tenemos que dar la vuelta a esto y que en las demás CCAA se reflexione”. Deseó que en Galicia se siguiera aplicando “el sentido común y el respeto por el Sector” y rechazó rotundamente el mando de activación de las máquinas. Además fue claro al señalar el trato de favor a los juegos públicos. “Que vayan de frente y digan que priorizan los juegos de SELAE y ONCE”.

Julio Lacruz, de ASVOMAR, empezó su intervención enorgulleciéndose por ser operador. También anticipó la desaparición de muchos bares y por eso exhortó a la “defensa jurídica y a todos los niveles”. Lacruz considera que el Botánic “se quiere cargar el Sector sin ninguna justificación” y habló del juego como entretenimiento y no como una ludopatía inventada por el Gobierno autonómico. “Somos los primeros que impedimos el juego de menores”.

José Vall, Presidente de ANESAR, censuró la inactividad de quienes no ven el peligro: “Lo que más pena me da es que parece que solo los que estamos aquí nos estamos dando cuenta de lo que está pasando. Vamos a desaparecer si no hacemos nada”.

Y en el cierre Fidel Molina denunció a los rascas de la ONCE como el juego más peligroso y rechazó la idea de una rebeldía frente a los impuestos, llamando a la calma y al compromiso social por otras vías.

Juan Luis Contreras

———————–

“La distancia de 850 metros es demoledora”

Presentado en una coincidencia casual de apellidos por Vicente Contreras, que explicó cómo la entrega de 1.200 firmas fue recogida por todos los Partidos excepto por Unidas Podemos, “que no quiso ni recibirnos”, el letrado de Riba Vidal Abogados Juan Luis Contreras dijo que al enfocar el tema desde el impacto laboral y leer la Ley del Juego se “llevó las manos a la cabeza”. Es una legislación subjetiva y con discriminación dentro del propio Sector y entre Sector Privado y Público. Calificó de “demoledor” el establecimiento de distancias de 850 metros con los centros educativos. Afirmó que no se puede entender la discriminación contra la Hostelería y contra el Sector del Juego a pesar del empleo que generan y que ahora se va a traducir en la pronta eliminación de 2.000 puestos de trabajo directos a los que luego se pueden sumar 3.000 más. También se preguntó por el destino de otros 30.000 empleos indirectos y por el impacto que iban a sufrir el PIB sin las recaudaciones por el cese de la actividad. Aseguró que es fundamental transmitir estos conceptos a los medios de comunicación y a la sociedad.

Defendió con las cifras de recaudación del último año la necesidad de funcionamiento del binomio Hostelería-Sector del Juego que ahora se sitúa con la ley ante una incógnita de supervivencia, ya que los bares son los que van a sufrir el mayor impacto de la nueva legislación. A la vista del descenso estadístico experimentado por las máquinas de tipo B, afirmó, “sigo sin entender desde un punto de vista jurídico, laboral y social lo que se le recrimina al Sector”, cuando por ende, “está clarísimo que el 0,3% de personas afectadas por problemas de juego es una cifra mínima”.

En cuanto al sistema de activación de las máquinas de bares, que contempla sanciones de entre 600 y 6.000 euros, Contreras observó que incluso “dejar el mando en el mostrador puede ser sancionable”, pero lo que se genera es una gran inseguridad jurídica llena de vacios legales. El tema de los menores ya estaba resuelto desde una cultura y una concienciación asentadas, y ahora el legislador actúa como si los menores estuvieran jugando de una manera continua.

Censuró las competencias derivadas a los Ayuntamientos, por no ser ajustadas a Derecho, vaticinando que provocarán un goteo de suspensiones y cierres de locales.

Enrique Reyes

———————–

Apoyo del Gobierno de Ceuta al Juego Privado

A través de videoconferencia Enrique Reyes, Director Gerente del servicio de Tributos de Ceuta, mostró el apoyo de su Gobierno al juego presencial y online, desde una Administración que al mismo tiempo reivindica un Reglamento de Publicidad del Juego online más cercano a las regulaciones europeas. En este sentido destacó la reunión mantenida con Mikel López de Torre, Presidente de Jdigital, para mejorar el proyecto de Decreto de publicidad ya remitido a Bruselas. “Debemos intentar evitar la discriminación entre el Sector Público y el Privado” sostuvo Reyes al abogar por despojar de rigidez a la normativa y acercar sus planteamientos a las consideraciones legales y sociales que están demostrando su eficacia en otros países de Europa.

También se refirió el Director de Tributos ceutí a iniciativas como la contemplada en el Reglamento de Salones de su territorio con distancias de 150 metros respecto a colegios y centros educativos. En cuanto a la importancia del juego digital en Ceuta, remarcó la existencia de 22 Operadoras que pronto se convertirán en 24 y los 170 puestos de trabajo en el sector que ya se han alcanzado en la Ciudad.

Dentro de las ventajas fiscales ofrecidas por la Ciudad Autónoma al igaming destacó el tipo del 10% del beneficio neto y la aplicación del IPSI (Impuesto sobre la Producción, los Servicios y la Importación) del 0,5% en sustitución del IVA (26%). La sensibilidad de la Administración ceutí con el juego es total poniendo en marcha recientemente 5 cursos de formación superiores cada uno de ellos de 200 horas. Además, si la empresa prefiere formar a sus trabajadores recibe una ayuda para su financiación asumiendo el compromiso de contratación subsiguiente.

Mesa de Parlamentarios

Rotunda condena a la Ley del Juego del Partido Popular, Ciudadanos y VOX

En la Mesa “La Ley del Juego de la Comunidad Valenciana”, debate medular de la Jornada, la Editora de AZARplus Susana Ortega ejerció el papel de Moderadora calificando de “auténtico lujo y ocasión esperanzadora” la presencia de los parlamentarios de las Cortes de Valencia Ruth Merino de Ciudadanos, Ana Vega, de VOX, y Rubén Ibáñez del PP, es decir la totalidad de las fuerzas políticas de la oposición al Botánic, que habían mostrado en la Cámara como nuevamente lo han hecho en este encuentro un fuerte rechazo a la Ley.

Susana Ortega introdujo el encuentro con una manifestación directa: “La Ley de Juego, como ya se ha dicho en toda la Jornada, es una ley nefasta para el empleo, para todas las familias que tanto en la Hostelería como en el Juego intentan trabajar con el esfuerzo diario del que ha hablado Fidel Molina en este encuentro y aquí queremos desgranar lo que significa la ley y lo qué podemos hacer. Para ello es un auténtico lujo contar con estas tres personas, tres políticos que han escuchado a todos y saben lo que significa esta ley. Para conocer su valoración y su efecto sobre la Hostelería, el Turismo y el Juego les damos la palabra”.

En primer lugar, a Ana Vega, del Grupo VOX, abogada especializada en Derecho Laboral y Contencioso Administrativo, y en declaraciones que nos ha hecho a los medios especializados decía que el Botánic se ha aprovechado de la COVID. Esto es muy duro, no han debatido, nos decía Ana, y las medidas no protegen a los vulnerables, como es el objetivo de la Ley.

Ana Vega: Consideramos que debe haber una regulación sobre el Juego, pero que debe pasar por un consenso de todos los implicados en el tema. Sobre el Juego hay mucha inseguridad jurídica para legislar en España porque pasar de una Comunidad a otra ofrece muchas trabas para desarrollarse empresarialmente.

Al Sector hay que escucharle porque es un factor fundamental. Nos interesa que los menores y las personas afectadas por la ludopatía tengan una especial protección. Me consta que las Casas de Apuestas no son un establecimiento abierto a cualquiera, que se pide un documento de identidad. Lo que habría que regular realmente son las apuestas en internet que son las que de verdad se ha visto en estos meses de confinamiento cuál es su actividad, pero no se ha dado el primer paso para regularlo.

Nosotros entendemos que hay varios puntos que hacen inviable la Ley del Juego. Principalmente porque ha sido una ley muy acelerada que se aprovechado la crisis del coronavirus para aprobar y no se tenía que haber debatido sin contar con la oposición y con los sectores interesados. De modo que lo que se ha provocado, pude que con intereses espúreos de algunos grupos políticos es enviar a familias al paro, más de 3.000 familias.

Nosotros contemplamos una serie de medidas para que más adelante se sostenga el sector empresarial, más allá de una ley que nace con falta de negociación y con una grave inseguridad jurídica.

Consideró la diputada de VOX absurdo introducir el debate de género y la Ley de Igualdad en la Ley de Juego por ser una cuestión económica y porque el problema de la ludopatía no está asociado al sexo. Se preguntó a qué se había dedicado el Botánico durante 5 años con respecto a la ludopatía y los problemas derivados cuando nunca habían hecho nada. Entendemos, dijo, que la Ley responde a un acelerón en la hoja de ruta hacia el comunismo impuesto por el Gobierno central.

Explicó que su Grupo tiene presentado un recurso ante el Tribunal Contencioso Administrativo contra la forma en que se votó a aprobó la Ley en el Parlamento de Valencia y que, de ganarse el recurso, se abordaría un nuevo debate sobre la Ley.

A nosotros, añadió, nos preocupan las vulnerables, pero también nuestra economía, el sector empresarial y lo que menos necesitamos ahora es cortarles las alas y cortar las libertades de quienes crean empleo, que nos las instituciones ni el sector público.

Susana Ortega cedió la palabra a Ruth Merino del Grupo Ciudadanos, de quien recordó sus interesantes manifestaciones en la Cortes diciendo que la Ley no aportaba recursos para proteger a las personas vulnerables, a pesar de encontrase con un Sector responsable y dispuesto a la colaboración. También decía que se estaban utilizando datos sesgados y erróneos, de lo que sabemos mucho en el Sector porque desgraciadamente la ola de desinformación nos ha llevado a esto. También aludía al tratamiento hipócrita diferenciando el Juego Público y Privado. Y, por último, y lo más importante, se preguntaba por qué tiene que intervenir el Botánic en la vida de las personas y recortar sus libertades.

Ruth Merino: Dada la forma de actuar de este Gobierno se les puede estar achacando errores continuamente y ahora veremos cómo evoluciona el próximo Reglamento. El Botánic está muy acostumbrado a pasar el rodillo son dejarnos a la oposición aportar nuestras ideas y enriquecer la legislación para no acabar con una Ley totalmente ideologizada que ignora a la sociedad.

Es una Ley equivocada desde el principio tanto en la forma como en el fondo, como sobre todo en el momento. En la forma porque es una chapuza legislativa hecha con técnicas parlamentarias lamentables, que se ha saltado los controles, rechazando enmiendas y dejando a la oposición en el ninguneo. Por mucho que digan que han escuchado a todos no es cierto, porque no ha sido una escucha activa, no han recogido las opiniones, las iniciativas y las propuestas de una gran parte de la sociedad y del Sector. Han utilizado datos sesgados que nos ponen ante un panorama aterrador al utilizar solo los datos que les conviene. En el fondo lo que hace es prohibir en lugar de regular, lo que hace es intervenir mucho en la vida de las personas y decirles cómo tienen que ocupar su ocio y gastar su dinero y decidir lo que es bueno o malo para los demás.

Es una ley destructiva en lugar de constructiva, destruye muchas empresas y muchos empleos de un Sector que es legal, que está claro que hay que regular y que existía una alarma legal y que requiere la atención legislativa para evitar que eso ocurra, pero donde se ha exagerado el panorama para aplicar estas medidas tan restrictivas.

La ley se ampara en una alarma social y lo que ocurre es que con todos sus graves efectos la alarma social va a seguir existiendo porque la gente de la calle no entiende de competencias autonómicas o administrativas y lo que quiere es que en su familia no haya un problema de ludopatía, y les da igual que se hable de Juego online o presencial, Público o Privado, y la ley se limita a una cosa muy concreta que son los locales de hostelería y se olvidan de los demás, dejando en evidencia su hipocresía.

Lo poco bueno que consigue la ley con respecto a la publicidad y sobre algún local concreto, no justifica los mil daños que provoca. Por lo tanto, es ineficaz, hipócrita, desproporcionada, carece de consenso con el Sector, no destina los recursos necesarios a la consecución de sus objetivos y coarta libertades e interviene excesivamente en la vida de las personas. Es una ley injusta que conseguirá muy poco a cambio de arruinar la vida de muchos. Y posiblemente sea inconstitucional en algunos de sus puntos.

Es evidente que la ley agravará la situación post COVID para la Hostelería y el Turismo. Los datos sobre las máquinas tipo B no son preocupantes ni parece que haya menores jugando en locales de Hostelería, y se ha escogido lo más gravoso para el Sector que es el mando a distancia, que ya veremos cómo se desarrolla en el Reglamento, y que hará que muchos hosteleros declinen la medida y eso se traduzca en pérdida de empleos.

Ortega pasó el turno a Rubén Ibáñez del Partido Popular que, expuso la Moderadora, ha presentado 75 enmiendas en las Cortes Valencianas a la Ley, sin que fuera aprobada ninguna. Por eso ha dicho que desde el Botánic sólo hay imposiciones, no diálogo. Y además ha denunciado reiteradamente que la Ley no dota de fondos a la lucha contra la ludopatía, a pesar de que ese se supone que es su principal objetivo.

Rubén Ibáñez: “Con el riesgo de que me llamen lobbysta el Juego, que es lo más suave que me han llamado en el Parlamento, tengo que decirles que yo me dedico a escuchar a la gente y a las Asociaciones y a todos aquellos que tiene un interés legítimo, me he reunido con infinidad de entidades del Juego, porque mi propósito era mejorar una auténtica chapuza legislativa que es la Ley del Juego”. Con esta introducción el representante del Grupo Popular dio pié a una serie de manifestaciones que, como en el caso de sus compañeros de Cámara, recogemos de forma extractada.

El PP fue el único Grupo que presentó dos veces Enmienda a la totalidad con la intención de devolver el Proyecto al Gobierno. Sin éxito al igual que sus abultadas enmiendas parciales.

La Ley del Juego es un triple engaño, el más absoluto de la historia reciente del Parlamento valenciano. Es un mal Proyecto de Ley que acaba en una ley pésima. Era preferible el primer Proyecto de Ley que por lo menos no regulaba de una forma tan detallada y dejaba cuestiones a un hipotético Reglamento posterior.

Es un engaño en primer lugar por la forma en que nace, donde se mete un apartado tributario que era mentira, porque ya estaba aprobado con la Ley de Acompañamiento del año anterior. Su finalidad es que la ley no tuviera participación ciudadana. Así en Botánic decidió enmudecer a todo el Sector del Juego. El segundo gran engaño va contra quienes pretender proteger pasando de “el fumar mata” al “juego mata”. La ludopatía es una situación preocupante, pero no absolutamente extendida como nos quieren hacer creer, las estadísticas nos dicen que es una auténtica mentira. Además, para hacer un Plan contra la ludopatía no se necesita hacer una ley, se necesita voluntad política y dotar a ese Plan. El año pasado el Gobierno del Botánic se gastó 20.000 euros para luchar contra la ludopatía y todo tipo de adicciones que ustedes puedan pensar. Y ahora para enmascarar su falta de gestión lo revierten todo en una ley le dan un contenido social para que la gente se alarme y tengan el celofán perfecto para ir contra un Sector.

La tercera gran mentira es que esta Ley es una persecución clarísima contra un Sector, y es un engaño a las Arcas Públicas porque el demonizado Sector del Juego les revierte 350 millones.

Nuestra valoración es lamentable: falta de participación, engaño a quienes pretende proteger y engaño a las Arcas Públicas. La Ley ya está en vigor: ¿Ustedes han visto que todo el mundo ya está protegido, que los malos han desaparecido, que ha pasado algo? No ha pasado nada salvo que un Gobierno quiere dotar de ideología a las normas que emanan del Parlamento con un firme propósito: Perseguir la actividad económica.

Esta Ley lo que hace es cerrar muchos negocios y tirar al paro a muchísima gente, eso sí que es un drama. No se pretende proteger a nadie que no se hubiera podido proteger antes o que no se pueda proteger mañana, y eso se puede hacer inmediatamente.

La última parte de esta lamentable ley entro en pleno COVID y aquello de que el juego era tan malo se desmintió, porque en plena pandemia el Gobierno permitió que volviera a haber apuestas del Estado. O el juego no era tan malo o solo había un afán recaudatorio. Hay una profunda discriminación en esta Ley entre juegos de primera y juegos de segunda. Si voy a hacer una quiniela soy un jugador sano y si echo un euro en una máquina soy un jugador perverso, si compró un cupón de la ONCE soy un jugador sano, pero si entro en una Casa de Apuestas soy un malvado jugador que intoxico, eso es absolutamente falso y no existe un patrón en ese sentido.

No se pueden perseguir las actividades económicas solo por ideología y desgraciadamente es lo que se está haciendo. La sociedad valenciana y la sociedad española no están como para ir liquidando el impulso económico de quienes arriesgan su patrimonio para sacar adelante la economía de todo un país o de una Comunidad.

No se crean ninguno de los argumentos que han dado para esta Ley: No protege a nadie y lo único que hace es hundir un sector económico como es el del Juego.

Susana Ortega invitó al diálogo a tres “personas que saben escuchar y que quieren escuchar” a través de una serie de preguntas y de las intervenciones del público. E inició ese diálogo con una pregunta personal a cada miembro de la Mesa: “¿Les gusta jugar?”

Rubén Ibáñez: Yo sí que juego, ¿para qué voy a mentir? El azar es algo lícito y es consubstancial con cada uno de nosotros, no tengo ningún problema en reconocer que de vez en cuando juego. Creo que los estereotipos y las clasificaciones no deben llevarnos a los sectores buenos y los sectores malos, hay 350 millones recaudados por la Administración y eso significa que este Sector mueve más de 2.000 millones de euros y la pregunta es ¿estamos los valencianos en disposición de cargarnos un Sector que es capaz de revertir a las Arcas Públicas ese dinero? Solamente hay que dejar a la gente que trabaje y que haga lo que quiera con sus libertades.

Ana Vega: Yo no juego, compro lotería de Navidad y alguna papeleta más, pero es que el juego no me llama la atención. Cuando entro a un local no me doy cuenta de si hay una máquina y no me llama la atención si hay alguien jugando ni voy a criminalizarlo porque lo hago. Respeto lo que hacen los demás.

Ruth Merino: Yo sí he jugado alguna vez, he echado mis moneditas en una máquina tragaperras o he hecho apuestas deportivas, he jugado al Euromillones y a la ONCE y a la Lotería. No hay que demonizar al Sector ni a quienes juegan sin superar sus límites, es algo a lo que se tiene pleno derecho. Lo que hay que hacer es ayudar a las personas que tienen problemas e invertir en Programas solventes.

Susana Ortega: De eso se trata, el juego es entretenimiento y ocio y una actividad normal y así se lo toma el 99,7% de las personas que juegan. Entonces no se entiende por qué el Botánic hace esta Ley. ¿Qué hay detrás?

Ana Vega: Nosotros decimos que VOX es el partido del sentido común y entiendo que se trata de puro sectarismo y de hacer política para sus votantes. Es una hoja de ruta socialcomunista aprovechando la COVID y la post COVID. No es gobernar para todos, sino solamente para unos pocos.

Rubén Ibáñez: Yo creo que se les fue la mano. Una cosa era cambiar una ley que efectivamente era vieja y lo necesitaba y otra es que la aglutinación de partido de izquierda acabara persiguiendo a un Sector. Necesitan un argumento e hicieron algo mezquino como utilizar unas situaciones personales de ludopatía para ampararse en la persecución a un sector económico. La ley podía haber tenido otros pilares cuando la situación de la ludopatía es exactamente igual que ayer, que hace un año, dos, tres o cuatro. En eso no han hecho ni van a hacer nada porque es mentira que en la sociedad valenciana haya un caos de ludopatía. Construir una empresa cuesta mucho sacrifico para que encima alguien venga y te cambie las reglas sin decirte porqué. Yo sé lo que dice la Ley, pero todavía no sé porque quieren hacer esta Ley basada en la mentira.

Ruth Merino: Después de lo que se ha debatido en las Comisiones y en Pleno y lo hecho por el PSPV tan radicalizado con sus socios veo el afán intervencionista que tiene esta gente: Cargarse lo privado y extender lo Público, intervenir y decirnos a todos cómo tenemos que vivir nuestro día a día. Nos quieren cuanto más limitados mejor sin que tenga ningún valor la meritocracia y el esfuerzo. Y esto es muy triste porque se extiende a muchos más sectores que el Juego, es la hoja de ruta que tienen en mente, porque posiblemente estén convencidos desde hace muchos años que es la mejor forma, pero lo que hace el PSPV es que sus diputados ya se confunden con los de Compromís.

La Moderadora abordó el tema de la impugnación de la votación de la Ley por parte de VOX, ante el caos que se formó con la confusión de votos telemáticos y presenciales y la representación de los Sindícs o portavoces de los Grupos.

Ana Vega, expuso que esa impugnación tiene que esperar a que los jueces resuelvan el recurso presentado, cuando con el coronavirus los Juzgados tienen una sobrecarga de trabajo. Si el recurso prospera VOX espera que se pueda ejercer la votación en condiciones, donde cada diputado tiene presencia propia y puede tener su postura individual. El confinamiento produjo el caos en las Cortes y la votación, a su juicio, no tuvo las garantías necesarias.

A continuación, la sesión se abrió a las intervenciones del público desde la Sala y el abogado Carlos Lalanda fue el primero en hacerlo para preguntar por la limitación de la publicidad institucional que se va a producir en aquellos medios con publicidad de Juego, lo que parece dejar fuera a todo el mundo, periódicos y revistas, ¿cómo se compagina esto con la libertad de expresión?

Rubén Ibáñez contestó que esa disposición viene a ser una copia de la de otra ley de la legislatura pasada precisamente para penalizar a los medios de comunicación que contenían anuncios de citas. La publicidad del juego es competencia nacional y la Comunidad Autónoma únicamente puede regular en su ámbito, en cuanto al dinero que se puede gastar en publicidad institucional son muchos millones, pero nadie sabe la cifra. Es la única partida que no está colgada en la Página de Transparencia de la Generalitat Valenciana, aunque el PP lo ha demandado por tres veces y depende del Departamento de Presidencia de la Generalitat. Actuar así no deja de ser una intervención en los medios de comunicación, pero es legal y por lo tanto no ha habido ningún recurso ni ninguna sentencia condenatoria por estos hechos.

Ruth Merino: La Disposición dice que la contratación de esa publicidad no se podrá hacer en medios comerciales que hagan esas inserciones, se supone que en medios accesibles a menores de edad. En esto como en mucho de lo que hace esta Ley hay hipocresía, porque un menor puede acceder a todos los medios, aunque sus destinatarios no sean los menores de edad. El Botánic se gasta mucho dinero y muy mal gastado en su publicidad y ya veremos si luego no se busca el resquicio para seguir dándoles publicidad a los medios que ellos quieran.

Ana Vega se sumó a lo dicho por sus compañeros y reprochó al Botánic su falta de transparencia en sus gastos reales en publicidad, al igual que en otros segmentos.

Francisco Pallás, tras realizar un breve repaso a la trayectoria de la Industria del Juego durante años, afirmó que ésta siempre ha cumplido con sus obligaciones reglamentarias y fiscales y ha estado junto a la Administración sin dejar de crear empleo y riqueza, para concluir que, en estos momentos, y sobre todo con el golpe de la pandemia, no había ninguna necesidad de hacer esta Ley del Juego. Y en consecuencia preguntó a los políticos presentes que sí estarían dispuestos, en el caso de que llegasen a gobernar, a hacer una nueva Ley que permitiera al Sector del Juego seguir trabajando y creando ocio para la sociedad.

Rubén Ibáñez: Por parte del Partido Popular sin ningún género de dudas y por eso presentamos dos enmiendas a la totalidad. No compartimos en absoluto la Ley y la consideramos nociva, pésima y que castiga al Sector injustamente. Pero yo haría algo más, antes de hacer una nueva Ley presentaría un Plan contra la Ludopatía para no contaminar a la nueva Ley. Regular el Sector del Juego en la Comunidad Valenciana es relativamente sencillo, porque está todo inventado. Solo hay que hacer un par de cosas, la primera un mayor control de acceso de los menores a los Salones de Juego, a los Bingos y a los Casinos, el pato no lo puede pagar la Hostelería, porque la Hostelería no es un lugar de juego, aunque tengan unas máquinas como un mecanismo para financiarse, lo que es absolutamente lícito y está reguladísimo. Además, los primeros interesados en que no entren menores a las Salas de Juego son los propios propietarios. Segundo, para cambiar la alarma social aparente que nos quieren vender, yo sería partidario de cambiar la estética de los Salones de Apuestas, no pueden tener una estética tan llamativa. Y me he reunido con empresas del Sector que estarían dispuestas a cambiarlo. Pero no hay que perseguir al Sector, no hay que perseguir al propietario de un establecimiento de Hostelería por tener una máquina, porque no es un delincuente, es alguien que a su vez tiene empleados y viven de ese negocio. Si nos ponemos en esa cadena el fracaso de esta Ley es muy grande y la factura de esta Ley es muy larga. Cambiaríamos la Ley inmediatamente si gobernásemos y para ello lo primero que haríamos sería hablar con el Sector del Juego.

Ruth Merino: Mi respuesta es también sí, pero matizando. Nosotros haríamos bien las cosas y no haría falta una Ley porque con una legislación en general hecha con sentido común y con una forma moderada de hacer las cosas y desde la sensatez habría que empezar por la educación y continuar con el ocio alternativo, de forma que cuando un menor se hace adulto no sienta más que curiosidad por jugar o por pasar el rato bien. La alternativa a una Ley tan restrictiva es la educación, la prevención, el control, pero sin olvidar que de 70.000 inspecciones hay 28 menores detectados, ¿dónde está que los menores entren en locales de apuestas? No apuestan el juego presencial, más bien en el juego online. No existe un problema que haya que haber tenido como consecuencia esta Ley. El Sector siempre ha estado dispuesto a establecer medidas y a mejorar y con eso ya estaría solucionado.

Ana Vega: Por nuestra parte la respuesta también sería sí, no solamente con la Ley del Juego sino con otras leyes sectáreas y superintervencionistas de los Gobiernos de izquierdas. El intervencionismo no es bueno, porque al fin y al cabo es el Sector Privado el que genera riquezas. El principal interesado en que se desarrolle un Plan contra la ludopatía es el empresario del Juego, que no quiere tener ningún problema con esas personas. Además, los impuestos que se pagan a través de la Ley del Juego deben de revertir en esos planes de educación, prevención y solución de las ludopatías. Lo que no podemos hacer es atacar a los empresarios que son los que generan empleo, y las leyes intervencionistas se dedican a demonizar a los sectores que crean la riqueza.

La última pregunta desde el público fue relativa al juego ilegal: ¿La desaparición del Sector actual podría llevar a la aparición de la ilegalidad, eso no les preocupa a quienes han hecho la Ley?

Rubén Ibáñez: No, es algo que no les importa.

Ruth Merino: Se lo hemos dicho por activa y por pasiva, no me han querido escuchar. Se lo han debido de plantear una décima de segundo y no les ha venido bien dedicarle más tiempo

Ana Vega: Soy de la opinión de que lo han debido de contemplar, pero les da igual.

Conclusiones

Fidel molina: “Trabajaremos para dar la vuelta a una ley injusta, sectaria e ideológica”

Fidel Molina mostró su agradecimiento a PP, Ciudadanos y Vox, fuerzas que se comprometieron, si llegan al poder, a cambiar la actual ley del Juego. Reiteró la situación límite por la que atraviesa la hostelería que pese a todo “sigue pagando las tasas que no son justas porque te gravan tengas o no tengas”. Denunció la falta de ayudas económicas y el mínimo alcance de los ICOs. Volvió a recordar que la Ley valenciana incumple muchos parámetros que serán motivo de recursos y calificó la misma de “chapuza”. Para Molina “un atraco a mano armada” porque se aprovecharon de la pandemia para sacar la Ley. Algo absolutamente “vergonzoso”.

Explicó que. en el polo opuesto al Gobierno valenciano, Pastón trasladó su sede a la Ciudad Autónoma de Ceuta porque “allí me sentí empresario”. Aseguró que trabajarán para dar la vuelta a una Ley “injusta, sectaria e ideológica”. Y anunció. “Ahora empieza el movimiento”.

Resaltó la contribución del juego privado frente al público. 19.000 empleos de la ONCE frente a 47.178 del juego o los 200.000 de hostelería. Sin olvidar los 1.125 millones de tasas del Sector paea afirmar que nosotros “hacemos las cosas bien sin dobleces ni engaños” y recordar finalmente que la prohibición provocará la proliferación del juego clandestino.


Fuente: AzarPlus

Ir arriba